lunes, 18 de abril de 2016

Mapas visuales #Prehistora y Altamira

En la asignatura de Fundamentos del arte, con ocasión de la matinal de cine en la que vimos la película Altamira, volvimos a revisar el tema del arte en la prehistoria utilizando, esta vez, el visual thinking como herramienta para el aprendizaje. Para ello realizamos un serie de mapas visuales en los que organizamos las diferentes manifestaciones artísticas del periodo.






El día de la matinal se pidió a los alumnos que recogieran por escrito al menos una o dos de las preguntas que María Justina plantea a lo largo la película. Al día siguiente dedicamos un rato a compartir y responder las preguntas que cada quien había escrito manteniendo una conversación muy interesante en la que, lo comentamos al final, sólo nos faltó un ingrediente para haber realizado una Tertulia con sabor a chocolate, aunque está claro que tras la charla nos quedamos con un buen sabor de boca  Este es el documento que recoge las conclusiones de los alumnos.



jueves, 14 de abril de 2016

#videotwits sobre la película Altamira

Estábamos en el colegio Jesús María de Bilbao preparando la actividad de la matinal de Altamira cuando en la red un twitt de Josi Sierra y Nestor Alonso sobre cómo hacer un videotwit se cruzó en nuestro camino y nos abrió un mundo de posibilidades de trabajo.
Después de asistir al cine y comentar la película en el aula en una tertulia muy interesante, planteé a mis alumnos la posibilidad de trabajar este formato audiovisual para lo cual vimos el vídeo en el que se explican los pasos a seguir y tras pedirles que pensaran a quién podían pedir su opinión sobre la película les propuse que realizaran una entrevista en formato videotwit y la colgaran en la red social. Una semana más tarde, revisamos las propuestas que se habían ido publicando y las analizamos en clase, tratando de descubrir de forma general aciertos y aspectos a mejorar en las diferentes producciones. De esa clase quedó un registro en la pizarra de la que os comparto los aspectos positivos.


Una vez realizado este análisis la cuestión era si los alumnos creían poder hacer alguna mejora en sus trabajos, a lo que contestaron que sí. Esto demoro unos días la presentación las entrevistas finales, pero una vez revisadas, presentadas y analizadas por segunda vez en el aula aquí os las compartimos.















miércoles, 13 de abril de 2016

martes, 12 de abril de 2016

La mirada de Lía García para #altamiraedu

Salí de ver la película Altamira con una frase de otra película en la cabeza. 
 En la película Thor, Natalie Portman usa unas palabras de Arthur C. Clark “La magia es la ciencia que aún no ha sido descubierta”. 

En mi casa, repetimos esta frase casi a diario, que no sepamos explicar algo no quiere decir que no exista y no tenga explicación. Al ver a un Marcelino Sautuola derrotado, reflexionando con pena y lucidez sobre que la ciencia, al final está hecha por personas y adolece de nuestros defectos, recordé esta frase, un precioso pensamiento contra los fundamentalismos, también contra los fundamentalismos científicos. 
A los científicos, a veces se nos olvida y también se le olvida a esta sociedad tan científicamente fundamentalista en ocasiones. No sobra esta reflexión, necesitamos poder mirar la ciencia con ojo crítico, sabiendo que detrás hay personas, con todas nuestras genialidades y todas nuestras limitaciones. 
Los cambios de paradigma científico son difíciles y a las personas, y los científicos también lo somos, nos cuesta cambiar todo ese marco común de creencias que forma el paradigma en el que nos manejamos. Pero es precisamente gracias a estos descubrimientos, como el de las pinturas de Altamira, que tambalean todo lo que creíamos (si somos lo suficientemente valientes como para mirarlos a la cara y no poner excusas) los que hacen que la ciencia avance. De pronto un descubrimiento, una nueva teoría, rompe ese marco común y se produce una revolución científica que pone de cabeza lo que parecía evidente. Y vuelta a empezar.
Para que esta revolución científica pueda producirse y podamos pasar de paradigma, es imprescindible mirar la realidad con ojos limpios de prejuicios, como hace María Sautuola, que ve donde los demás no ve. Es ella la que ve los bisontes antes que nadie, porque no está condicionada por lo que se supone que debería ver. Los grandes descubrimientos científicos surgen de aquellos que son capaces de desarrollar miradas creativas, sin la presión de lo que se sabe, de lo que debería ser.
Pero eso sólo no basta, si la mirada creativa no va acompañada de perseverancia, de búsqueda de explicaciones, de análisis valiente y certero de las dudas, nada avanza. Eso hace Marcelino Sautuola, busca una explicación para la realidad que no cuadra, para esa cueva sin marcas de humo. Es consciente de que ahí hay un hueco, una debilidad que necesita ser resuelta. Y no se olvida de ello, ni lo tapa con explicaciones rebuscadas. Busca, busca y busca hasta que encuentra la lámpara de sebo.

Tres pequeños apuntes sobre la ciencia y la vida que me ha sugerido Altamira.
                                                                                               Lía García
                                    Responsable de la Comisión de educación de Hisparob

Dibujando bueyes en 1º de Eso... y más cosas por venir





Hola, cavernícolas.

El IES San José fuimos a ver "Altamira" con tres centros más de Badajoz; más de 300 nos reunimos. Y ahora toca practicar y compartirlo. Varios docentes de mi centro están interesados en convertir algunas clases en una verdadera cueva prehistórica, donde cocinar, pintar, hacer fuego, ¿cazar? 



En 1º de Eso ya hay algunas ideas en marcha, como en Plástica, fabricar pinturas con materiales naturales (óxido de hierro y carbón vegetal) y pintar dedo en mano. En el ámbito de Ciencias están pensando cómo provocar fuego al estilo paleolítico.


Nosotros, en Sociales y Lengua andamos desde hace tiempo con el tema de la Prehistoria y ya hemos hablado y trabajado este período. Comparto con vosotros los bueyes prehistóricos de mis alumnos. Y en breve piedras prehistóricas pintadas al estilo paleolítico y cuentos ilustrados sobre Altamira. Ahí es nada. 

















domingo, 10 de abril de 2016

Si ella hubiera nacido hombre... #altamiraedu



De los tres hijos de la familia Sanz de Sautuola solo sobrevive María Justina, una niña sobre la que hemos logrado encontrar muy pocos datos a pesar de ser la protagonista de uno de los hallazgos más importantes de la arqueología española. Cuando María tiene nueve años descubre de forma casual una manada de bueyes pintados en el techo de la cueva que su padre está explorando en Altamira. La escena forma parte de lo que luego se ha dado en llamar la Capilla Sixtina del arte prehistórico.

María ha crecido en un ambiente culto, en una casa con una gran biblioteca y con un padre que, convencido del poder de la ciencia, salta muros, derriba paredes, y busca el conocimiento allá donde se encuentra. Investiga, contrasta, cuestiona...

A María muchas de nosotras la hemos conocido siendo protagonista de la película Altamira. Una película en la que se nos presenta como una niña inquieta y curiosa que contagiada por el espíritu científico de su padre se hace todo tipo de preguntas sobre la realidad que la rodea. Pero María, además de acompañar a su padre en sus aventuras arqueológicas tiene una madre muy preocupada por su educación. Una mujer que, podemos imaginar, se ocupa también de que su hija aprenda a leer, escribir, sumar y restar, tocar música, además de mostrarle cómo deben comportarse las mujeres en sociedad.

A pesar del interés científico que le empuja a buscar la verdad, en su tránsito hacia la vida adulta la niña María es víctima de la época en la que le toca vivir y como muchas otras mujeres interesadas en el conocimiento es apartada del mismo y abocada al papel social de la reproducción y de los cuidados familiares. María, de hija curiosa pasa a ser madre amorosa, cumpliendo así con su destino y robando a la ciencia y al progreso de la humanidad una mente brillante, llena de inquietud y ávida de saberes.

Si María hubiera nacido hombre sería fácil encontrar datos sobre su biografía, porque probablemente habría seguido los pasos de su padre y habría continuado la investigación que Marcelino dejó inconclusa. Y seguro que en la biblioteca de la casa habría realizado más de un encuentro con otros hombres científicos con los que habría visitado la cueva de Altamira.


Si María hubiera sido Mario, después de acompañar a su padre en sus aventuras arqueológicas habría saltado muros, derribado paredes, y buscado el conocimiento allá donde se encontraba. Habría investigado, contrastado, cuestionado para dar respuesta a todas las preguntas que continuamente se hacía sobre la realidad que le rodeaba. Y su madre, preocupada por la educación de su hijo, habría aceptado su interés científico y le habría enviado a estudiar a alguna de las universidades del país para que se convirtiera en un profesional de la ciencia.


Pero si María hubiera nacido mujer y lo hubiese hecho en nuestra época, hubiera tenido la suerte de poderse zafar de su destino único de madre y ama de casa. Hubiera ido a la escuela, al instituto, e incluso podría haber accedido a la Universidad donde habría estudiado una carrera.

Si María hubiera nacido en este siglo, habría muchas posibilidades de que se hubiese interesado por la ciencia y la tecnología, el arte, la religión, la filosofía... y hubiera sido muy interesante que, influenciada por su espíritu curioso, hubiera decidido a dedicarse a una profesión mágica cuyo principal objetivo es despertar en las personas más jóvenes el interés por el conocimiento.

Porque el mundo de la educación necesita muchos maestros y maestras preguntones


Inspirado en el texto de Eduardo Galeano "Si el hubiera nacido mujer"

Una reflexión de @Maria3cg para #altamiraedu


ALTAMIRA. Las manos del ayer y del hoy

La imagen. La necesidad del ser por expresar, por mostrar, por plasmar lo que nos rodea, lo que nos une y nos separa, lo que nos gusta y nos incomoda, como el niño que muestra su dibujo a su madre, con orgullo en el rostro de la labor realizada, el deseo expreso de saberse premiado por ello.

Las manos que plasmaron un día el ayer y nos llega hoy como novedad de lo cotidiano de entonces.
Quién sabe si aquellas manos primitivas no tenían rostro de mujer.

El goce del descubrimiento
rozar el éxito sin saberlo
oler el triunfo de lo deseado,
saborear el logro sin quererlo.
Abrir los ojos como un niño en sus primeros pasos, 
viendo por primera vez el vuelo de la mariposa, 
sentir el agua del mar en sus dedos descalzos.
Y como ola fresca que llega, correr por la arena para contarlo,
gritar para que lo oiga el mundo entero.

La decepción de no ser escuchado. De no ser comprendido ni compartido.                                   
La soledad del héroe en la batalla.
Nadie entiende lo que muestras: “no es una ola cualquiera mamá”, “esta piedra es especial papá”, “es mi tesoro”.

La incomprensión del que no quiere oir, de la envidia, de la sinrazón, del miedo.
Miedo que nos impide cruzar la calle, soltar la mano, dormir solos de noche. Miedo a perder lo que se quiere o se tiene. Miedo que ciega y arruina.

El olvido
Los que no luchan caen en el olvido. La nada de los grandes. ¡Cuántos antes cayeron!.
Qué gran descubrimiento que sembró de decepción e incomprensión la ciencia.
No dejemos que esas manos se queden en el olvido, recordemos que hubo un día que nos lleva al presente, una imagen que nos reveló el pasado para crecer hoy.

María Castro

(Pedagoga)

Altamira un polémico descubrimiento #altamiraedu

martes, 5 de abril de 2016

Emociones en pantalla grande, Altamira

Emociones en pantalla grande, la película Altamira

por Dolores Álvarez @peralias

2images
Ayer, al asistir al cine, tuve la suerte de disfrutar con la película Altamira, son sensaciones agradables que te producen un bienestar porque has aprendido algo que desconocías y porque en realidad ese conocimiento te lleva a unas reflexiones que hacen que tu cerebro permanezca atento a cada detalle para después poder comentar, compartir, valorar y sentir con gente que han hecho lo mismo que tú y que han disfrutado con ello.

Me encantó la película, me quedé con ganas de más. Quizás me hubiese gustado ver, en sueños de algunos de los actores o actrices, cómo era la gente que se suponía que había hecho esas pinturas. Cómo la vida del padre se fue deteriorando, quizás por la tristeza de la imcomprensión de la comunidad científica y de su entorno más inmediato, hasta llegar a su fallecimiento. Cómo aceptó la niña esa enfermedad y pasó a tomar el relevo en las investigaciones.


“El cerebro del niño se configura adaptándose a su ecología social, especialmente al clima emocional proporcionado por las personas más importantes de su entorno” (Goleman)

El cerebro de María, la niña que descubre las pinturas en la cueva de Altamira, estaba imbuido de ciencia, de investigación, de aprendizaje por descubrimiento, del disfrute por aprender, de creer en lo que haces y no en lo que te dicen. María era curiosa, se hacía preguntas, se emocionaba aprendiendo porque su padre se lo presentaba con verdadera emoción y la hacía partícipe de sus descubrimientos, ella y su padre compartían una investigación que realmente los llevaba por el camino del aprendizaje más significativo, ese que te queda en tu poso cultural y que nunca vas a olvidar, ese que no hace falta que memorices porque ya con el contárselo a la gente lo estás memorizando y queda plasmado en tu cerebro ocupando un hueco para siempre.

Es emocionante ver la relación del padre, Marcelino, con la hija, María. Es un verdadero ejemplo de cómo la educación debe ser expandida porque se aprende en cualquier sitio, no solo en los centros educativos, porque “sucede en cualquier momento, en cualquier lugar” (zemos98). María hizo ese descubrimiento porque se le dio la posibilidad de acompañar al padre en las investigaciones de la cueva, de otra forma no hubiese sido posible, su padre creía en ella, no la menospreció ni por el hecho de ser mujer ni por el hecho de ser una niña pequeña (9 años) (situaciones muy frecuentes en la época en que se suceden los hechos, s.XIX).

Marcelino, a pesar de la incomprensión por todos lados de sus hallazgos, se mantenía firme y no disparató sus emociones en contra de aquellos que sí lo ridiculizaron, el científico más cercano y esa eminencia francesa que vino a disculparse a los 20 años, cuando ya Marcelino había fallecido. Él se atrevió a ir a Lisboa, con firmes convicciones de que lo que había descubierto era verdad y que no iba a tener aplausos por esa comunidad de científicos, lo vemos en su voz firme, en su rostro, en sus planteamientos, al espectador lo embauca por completo y lo pone de su lado (Antonio Banderas hace un gran papel). Por contra, tenemos a los otros científicos que no abren sus mentes al entendimiento, que cierran las puertas a las nuevas ideas, que se siguen situando en su zona de confort y no dan validez al hallazgo.

La película me hizo sentir, me emocionó y me hizo, una vez más, comprender que la educación debe beber de este arte porque transmite al alumnado un poder que las aulas no poseen. “El cine, la manifestación artística más importante del s. XX, que forma parte del acerbo cultural y artístico de los pueblos, en nuestra sociedad de la información, de la comunicación y de la imagen, es una herramienta para aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir y aprender a ser: los cuatro pilares de la educación” (Celia Carracedo).

Ideas didácticas, descripciones, opiniones y mucho más podéis ver en este blog http://altamirapelicula.blogspot.com.es/

Esta entrada se publicó también en http://blogs.zemos98.org/lacolinadeperalias/2016/04/05/emociones-en-pantalla-grande-la-pelicula-altamira/

NOS HACEMOS UN CINE: ALTAMIRA


Crónica de un día perfecto: 31 de marzo 2016.
Vialia, Málaga

¿Cómo ha vivido el IES Las Lagunas de Mijas el preestreno de Altamira?


¡Qué nos invitan a un  pase previo para estudiantes de la nueva peli de Antonio Banderas, Altamira!

Cien chicos y chicas del IES Las Lagunas, estudiantes de Rutas y Patrimonio, se pusieron manos a la obra. Empezamos a prepararnos para la ocasión.

“¿Vendrá Banderas?, ¿Vendrá alguna actriz o algún actor?”... Esa fueron sus primeras preguntas.

En realidad eso era lo menos importante, sabían que iba a ser una gran aventura, una convivencia compartida con el alumnado del IES Vega de Mijas.

Desde comienzos del mes de marzo,  hemos vivido  ilusionados con el proyecto.

Hemos trabajamos sobre  la película. Conociendo  la Cueva de Altamira. Interesándonos por  el entorno social, cultural y natural del momento de las pinturas.

Hemos centramos nuestro trabajo en las mujeres, ¿serían ellas las autoras?  

Estudiantes y profesorado, tanto de  nuestro centro como de otros, implementaron entradas en el blog que lanzamos para el evento.


¿Qué podemos decir de la película?

Magnífica la fotografía.
Los actores, maravillosos.
La música es un actor más.
El tema perfectamente tratado.
Mucha emoción, mucho sentimiento.

Nos ha encantado. 

Os animamos a ir al cine con vuestros IES.

Esto es lo que hemos vivido... 
Ilusionante experiencia vivida segundo a segundo todo un mes....




Y...

lunes, 4 de abril de 2016

MEA CULPA... para Altamira en #altamiraedu


El próximo jueves Altamira en Badajoz


El próximo jueves veremos "Altamira" alumnos de Eso y Bachillerato de los centros de Secundaria San José, San Fernando y Virgen de Guadalupe de Badajoz. Llenaremos dos salas. Alumnos del San José oficiarán de reporteros, cubriendo la noticia y entrevistando a los asistentes. Y después los centros asistentes colaborarán con actividades conjuntas.


Pero los alumnos de 1º de Eso del Ies San José ya han empezando a ambientarse con un panel rupestre y estalactitas de poemas. 

Os mantendremos informados.
@ramon_besonias

Entre luces y sombras del primer arte cinético

Por:
Paloma Peláez Bravo.
Profesora Facultad de Bellas Artes (UCM)
www.palomapelaez.es

El poeta inglés Percy B. Shelley, en su ensayo Defensa de la poesía nos decía: "un poeta es un ruiseñor que canta en la oscuridad para encantar su propia soledad con sus dulces sonidos; sus oyentes son como hombres extasiados por la melodía de un músico invisible, que se sienten emocionados y cautivados, pero que no saben de dónde viene la melodía ni por qué les encanta".

El director cinematográfico Hugh Hudson canta a la oscuridad en su film sobre Altamira, allí se produce un himno donde luz y oscuridad encuentran su melodía propia. La plasticidad de la materia, de la forma, del volumen, de la línea y del plano se conjugan en la gran pantalla para transmitirnos las impresiones de una realidad oculta en la naturaleza de las imágenes prehistóricas, hasta traspasar los límites de la experiencia de aquellos primeros comunicadores de la vida.  

Tal como formuló Erwin Panofski en su principio de Clarificación de las artes: "lo que es válido para la prosa y la poesía no lo es menos en cuanto a las artes plásticas" y ahora también en la fusión de la pintura y el cine. De todos es sabido que el arte de la pintura es el arte del espacio, de las formas, del color, de las sombras y la luz. A través del poder plastico de la pintura presentamos la realidad misma, la armonía y el ritmo que rigen las sensaciones de nuestro universo y nuestra inteligencia emocional, porque la pintura no es otra cosa que, tal como dijo Leonardo “una cosa mental".  Pero en ese fluir de energías donde emoción y razón encuentran su equilibrio, la luz es una competencia fundamental. La luz llena la realidad en todos los ámbitos de nuestra existencia. Enigmática y siempre omnipresente forma de energía, la luz se constituye como un instrumento insustituible y el más preciado en la creación de cualquier tipo de vida, sin descartar la de aquellas primeras pinturas del conocimiento humano: las pinturas de Altamira.

Según Jhon Berger hay una evidente diferencia entre el cine y la pintura, nos dice: "La pintura nos trae a casa (…) el cine nos lleva a otra parte". Para el ensayista de arte y pintor, la imagen del cine es móvil mientras que la imagen pintada es estática, sin embargo, a través de la película Altamira el cine hace manifiesto que dicho prolegómeno no es cierto sino más bien lo contrario.

Las imágenes expresadas en Altamira manifiestan la concepción del primer arte cinético y virtual del ser humano. Tal como demuestra la proyección cinematográfica, aquellas primeras representaciones de los artistas prehistóricos son imágenes que constituyen un mundo de sensaciones que van más allá de la simple representación, son también presentación de la emoción. Como se puede ver en la proyección, el arte de Altamira es un arte cambiante y mágico, un arte que se distribuye y palpita por la práctica totalidad del espacio subterráneo de Sala de los Polícromos, considerada la "Capilla Sixtina" del arte Paleolítico. La luz de aquella antorcha llameante proyectada en la rugosidad volumétrica y cromática, descubre un mundo de extraordinaria variedad de vibraciones, de energías radiantes, de estructuras coloreadas que se van multiplicando casi simétricamente al rodear sus superficies. Aquellos efectos de la luz física proyectada en las imágenes volumétricas de bisontes modifican el espacio arquitectónico de la cueva en una presencia virtual. Desde finales del siglo XIX a la actualidad han surgido obras que tienen la facultad de moverse; el artista autómata aparece a lo largo de los siglos, en los mecanismos de relojería, en las cajas de música, en los retablos góticos y vidrieras, en la pintura cinética, en el arte virtual y como vemos también en la Sala de los Polícromos de Altamira.

Tal como se ve en la película, los volúmenes claro-oscuritas de aquellos bisontes de trazo naturalista, caballos pintados en rojo o negro, manos pintadas en positivo y en negativo, y numerosos signos grabados, son muestras de la acción del artista prehistórico en el encuentro de un arte cinético con el poder de atrapar la imaginación del espectador.  Esta percepción de las emociones de aquel ser prehistórico se clarifica en la película de Altamira a través de los ojos de María Sanz de Sautuola. El poder de la imagen, de la representación de la naturaleza en perspectivas torcidas y distorsionadas en el espacio de la pared iluminadas por antorchas, sitúan a la pintura prehistórica como el primer arte cinético, cambiante y arrebatador de la imaginación en la historia del arte.   En este proceso creativo de cinetismo espacial el artista tuvo en cuenta diversos elementos plásticos que se siguen utilizando en la actualidad: 
  • El impacto visual de la perspectiva de los volúmenes.
  • La distribución de los colores respecto al movimiento de la luz en el espacio cavernario, unas veces por antorcha otras por la incidencia de la luz del natural (Crf. Muzquiz M.)  
  • Las formas que virtualmente surgen por la distorsión producida por la perspectiva y el movimiento del espectador,
  • Los contrastes de color cambiantes por la incidencia lumínica.
  • Las sombras que se proyectan en el entorno, suelo y paredes.
  • La sucesión de sus colores dada por la perspectiva.
  • Sonido ambiental producido por la resonancia acústica, así como silencios como fenómeno sobrenatural ( Cfr.Steven J. Waller)  

Recordemos como los artistas del arte cinético en los años cincuenta y setenta valoraron la facultad que tiene el espectador de participar en el arte a través de su movimiento. Se debe aclarar que el arte cinético es aquel que no representa el movimiento como tal y que le interesa únicamente el movimiento mismo incorporado a la obra de arte, sin embargo, las imágenes y vivencias representadas en la película Altamira conllevan estos dos tipos de movimiento: el propio del natural y el virtual producido por las luces llameantes y las del propio espectador.

Muchos creadores desde entonces han estado interesados por las posibilidades que los efectos luminosos ofrecían a la creatividad por su riqueza plástica. Recordemos que László Monholy-Nagy en 1920 experimentó con la electricidad aplicada a chapas metálicas de acero planas de distintos formados estriadas y agujereadas creando una instalación en la que introdujo luz eléctrica y en la cual a través de bombillas de colores proyectaba su sombra en la pared Modular Espacio-Luzver aquí la obra.

Por consiguiente, podemos decir que el elemento luz -por su impacto en el entorno- ha sido empleado con valoraciones conceptuales y plásticas muy diferentes, desde las típicas bombillas hasta los rayos laser, pero sin duda la luz, la luz proyectada en las grietas y volúmenes de aquella cueva prehistórica ha sido el primer instrumento para conseguir un arte cambiante, cinético y virtual, aquel que no existe de forma aparente.

Imagina un antro subterráneo, que tenga en toda su longitud una abertura que dé libre paso a la luz… Detrás de ellos, a cierta distancia y a cierta altura, supóngase un fuego cuyo resplandor les alumbra, y un camino escarpado entre este fuego y los cautivos…a lo largo de este camino un muro… la combinación y los resortes secretos de las maravillas que hacen (…)
PLATON. “Mito de la caverna“ VII libro de La República.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
  • Berger J.(2014). Cada vez que decimos adiós. De la Flor: Buenos Aires
  • Muzquiz Pérez -Seonae, M.(1994). Análisis del proceso artístico del arte rupestre. 
  • Complutum, 5, p. 357-368
  • Monholy-Nagy, L. https://www.youtube.com/watch?v=uq5WiOyJHC0.
  • Panofsky, E. (1989). Idea: Contribución a la historia de la teoría del arte. Catedra: Madrid. 
  • Schelley, P.B.(1986) Defensa de la poesía. Edicións 62.
  • Waller, S. J. https://sites.google.com/site/rockartacoustics/


Altamira, la película, en Tenerife @AltamiraOficial #AltamiraEDU


El jueves 31 de marzo los alumnos de Tenerife tuvieron la fortuna de asistir al preestreno para educación de la película Altamira, protagonizada por Antonio Banderas.

Acompañaron a los alumnos de Málaga y Bilbao en esta aventura cinematógrafica de formación del futuro espectador gracias a las productoras 20th Century Fox España y Morena Films, en colaboración con la Red Social de cine y Educación Cero en conducta.

Asistieron los alumnos del IES María Pérez Trujillo, IES Telesforo Bravo y del IES Agustín de Betancourt del Puerto de la Cruz.

Altamira resultó ser una película que despertó el interés de los alumnos, que los acercó a otro tipo de cine e introdujo aspectos interdisciplinares de una manera amena.





domingo, 3 de abril de 2016

Dónde ver la película ALTAMIRA para #altamiraedu

Las matinales continúan en las manos de @garbinelarralde #altamiraedu Aulas al cine

Ficha de trabajo para la matinal. Alumnado de Bachillerato IES Las Lagunas #altamiraedu

Aquí adjuntamos la ficha de trabajo diseñada para trabajar en las matinales con los alumnos y alumnas de Bachillerato.

Actividad Cine Altamira Quizz IES Las Lagunas by dorimerche
Lo encuentras en este enlace https://drive.google.com/a/iesvegademijas.es/file/d/0B6ZTu0xBhaMDMUlDaFd0XzBUN1k/view?usp=sharing

sábado, 2 de abril de 2016

PINTAR TEXTOS EN ALTAMIRA

Altamira es una reflexión sobre la cultura y la educación. Además, es una historia maravillosamente fotografiada. Cantabria se deja mimar por los objetivos de José Luis Alcaine. La luz en tonos amarillos dentro de la cueva  y los primeros planos de los principales personajes son metáfora visual de quien busca explicaciones en medio de la oscuridad de un mundo lleno de prejuicios. Los actores nos conducen a vivir durante esos minutos la sensación de impotencia, de frustración, de tristeza y de desencanto ante un mundo que se cierra a reconocer una evidencia.

 Los profesionales de la educación estamos en constante contacto con el conocimiento, el aprendizaje, la pedagogía, las metodologías. La gran lección que nos enseña esta película es la de no olvidarnos de cómo aprender, de cómo acercarnos al conocimiento.
La“competencia Altamira” es bien difícil de lograr. En primer lugar, hace falta un descubrimiento que ponga en cuestión todo lo sabido hasta el momento; en segundo lugar, es preciso hacer buenas preguntas al respecto y, por último, es imprescindible saber escuchar las respuestas. Esta competencia no se puede trabajar desde la butaca del cine en el estreno de la película Altamira porque el espectador ya sabe la contestación acertada, ha pasado más de un siglo para institucionalizarla y muchos incluso han visitado las instalaciones. Así, cualquiera. Lo que sí se puede es analizar por qué tantos personajes de la película demuestran una abochornante falta de “competencia Altamira”, no vaya a ser que en cualquier momento también nos encontremos una cueva y un enigma. 
El más ridículo de los personajes de la historia es el experto e innovador científico francés. Está tan centrado en su discurso y en la lucha por ponerlo “en valor” contra todas las razones de las fuerzas reaccionarias que no acepta una idea nueva que podría haberle valido para su propia lucha porque le desmonta sus propia argumentación. Paradojas del texto argumentativo. 
Además, pedir perdón a un muerto veinte años más tarde y después de haber descubierto en Francia algo similar no arregla nada. La “competencia Altamira” solo se tiene si se usa a tiempo. 
El obispo como manipulador de los medios de comunicación es un personaje interesante porque no tiene nada que decir teniendo en sus manos todos los espacios privilegiados de emisión. No es competente en Altamira porque quien habla no escucha. 
El más intrépido de los personajes -el perro- no cuenta. Tampoco la niña, ni Sautuola, ni su esposa, ni el compañero que le deja tirado en la conferencia , ni las dos mujeres que utilizan la médula y el útil paleolítico en su vida cotidiana. Todos son necesarios para el descubrimiento, pero les falta la distancia. 
Los verdaderamente competentes en Altamira son los propios bisontes. Han sabido viajar en el tiempo de manos de sus pintoras, han sabido esperar 35.000 años sin impacientarse y han podido viajar en sueños hasta la cabeza de una niña. Se puede aprender de ellos si se sabe escuchar su respuesta.
Si tuviésemos que describir en qué consiste esa 'competencia Altamira' creemos que la película nos lo explica muy bien:
  • Observar con ojos limpios.
  • Hacernos las preguntas adecuadas.
  • Escuchar todas las respuestas desde todos los ámbitos y aportaciones por muy encontrados que nos parezcan.
  • Tener una mente abierta sin prejuicios para elaborar las respuestas recibidas.
  • Aplicar el zoom en nuestra mirada. Poner perspectiva.
  • Saber argumentar nuestras hipótesis y tesis.
  • Utilizar los contraargumentos que recibamos como nuevas oportunidades para ampliar nuestro conocimiento.
  • Aplicar la empatía. No desconectar el corazón de la razón.
  • Apreciar y sentir la belleza de lo que estamos trabajando porque nos conectará con la trascendencia y nos aportará un conocimiento paralelo y enriquecedor.
  •  Saber difundir nuestras conclusiones.
Aportamos algunas actividades para trabajar en el área de Lengua Castellana en Educación Secundaria y Bachillerato: Pintar textos en Altamira.


Este post se publica simultaneamente en Hautatzen.net. Muchas gracias Mercedes por invitarme a colaborar.

Altamira, la película en una noche de tuits y blog



Vídeo que se corresponde con la repercusión de un artículo publicado a la una de la madrugada hora canaria (dos hora peninsular española) hasta las 10 de la mañana, momento en el que se grabó este vídeo sobre un artículo escrito hablando de los aspectos educativos que hacen de Altamira una película de alto interés educativo.

El post fue reruiteado también desde otra cuenta de Twitter, pero la grabación únicamente incluye la cuenta del blog Crea y aprende con Laura desde la cuenta @jhergony.

Con lo que discurrió este tuit durante una noche no completa, podemos hacernos a la idea de lo que rodará a lo largo de los próximos días y de las visitas que puede llegar a tener este post en el blog de educativo de Altamira (también enlazado desde el blog Crea y aprende con Laura). 

El post en cuestión era:
Comentar que desde #AltamiraEDU, tal y como comentamos en el post La importancia del Cine en Educación (y viceversa) cuando superamos a todo un programa como El Hormiguero, no nos preocupa no es el económico. Nuestra actitud es 
  • INTERESADA y altruista. 


NUESTRO INTERÉS:

  • Formar ciudadanos con espíritu crítico, capaces de interpretar el lenguaje audiovisual y demandar entretenimiento de calidad. 

Se recomienda ver el vídeo en Pantalla completa.





Altamira, una película para todo buen docente #AltamiraEDU

Esta mañana hacía mi habitual ronda de preguntas planas para no influenciar y poder escuchar sensaciones y sentimientos. Cuando pasé por un curso de "desahuciados" del sistema a los que habíamos llevado a ver la película Altamira, descubro que el impresentable del profesor de tecnología se estaba saltando el temario de su área y les estaba proyectando imágenes e informaciones sobre la cueva.

Interrumpo, casi con ganas de llamarle la atención al indocente y a sus revolucionarios discípulos, y les hago la pregunta en cuestión. Fría, alejada de cualquier atisbo de pasión que pervirtiese la más mínima chispa que provocase a su vez manipulación alguna por mi parte.
¿Qué les pareció la película?
Si eso no es educación (disruptiva) que alguien haga un experimento y me demuestre lo contrario.

Provocar (te invito a ver algo que nunca verías).
Alumbrar (descubres que te gusta).
Despertar pasiones (quiero saber más).
Saltarse temarios, áreas (lo que importa es el deseo de aprender).

Burro cargado, busca camino. Pero no se equivoquen, no hablo del burro de Tomás de Iriarte (ilustre portuense, maestro fabulador). Hablamos del burro masacrado por la antigua (y en buena medida, persistente educación) al que una vez se le muestran los caminos, ya se aventura solo.

Llamo aparte al citado profesor, para no reprenderlo delante de sus alumnos (como por otra parte merecía) y al cuestionarle por el motivo de tal arrebato, me indica que los alumnos no paraban de preguntarle cosas acerca de la película, de la cueva, de Sautuola.

Sautuola. Ya sabían de su existencia. No los culpo.
¿Cuántos españoles conocían su existencia?

Espero que después de la obra de Hugh Hudson, protagonizada por Antonio Banderas y producida por Alvaro Longoria, Lucrecia Botín y Andy Paterson, algún españolito más tenga conocimiento de una historia que nunca debió permanecer en el olvido.

Esta noche asistí nuevamente a disfrutar de la película. Había prometido llevar a mi hija y a una amiga suya. Su amiga, al terminar la película, comenta que no entiende que no la lleven a ver más películas como esa.

Craso error y doble error. No me voy a extender más al respecto. Ya lo hice en este anterior post:
El burro es un animal en evolución (también, por desgracia, en peligro de extinción). Darwin ya lo argumentó. 

Sin la curiosidad innata y el candil que nos ilumine y nos permita descubrir nuestra propia cueva es imposible disfrutar de nuevos aprendizajes.

La escuela, en no pocas ocasiones, pervierte el orden natural del aprendizaje. Acaba con la curiosidad, con el afán por saber, por descubrir, por ver cómo funciona algo, por preguntar, por imaginar, por crear...

María. - Hago demasiadas preguntas.-

Marcelino.- Nunca se hacen demasiadas preguntas.-
Marcelino Sanz de Sautuola fue un auténtico maestro para su hija. Saltó muros, derribó paredes, llevó el conocimiento allá donde se encontraba. Lo investigó, lo contrastó, lo puso en cuestión... Y también lo contagió.

La educación es, o debería ser, salir al campo, mostrar imágenes en movimiento. No estáticas, sino tal y como se producen.

Educar es cuestionar, es admitir el desconocimiento, para después perseguirlo:
María. - ¿Quién los pintó?-

Marcelino. - No lo sé-
Si en educación no asumimos riesgos, esta se vuelve monótona y aburrida. Convierte en pobre nuestra vida.

Soñar es clave para aprender. Si no logramos que el conocimiento nos impregne de imágenes que nos hagan evocar e imaginar nuevas situaciones, nuevos planteamientos, careceremos de motivos para seguir adelante.

Si lo que experimentamos no encaja con nuestras ideas. Entonces, es que nuestras ideas estaban equivocadas. 

Para investigar, necesitamos humildad. Esa humildad imprescindible para reconocer que lo que creíamos saber, no es válido.

Ante un hecho, no hay que tener miedo. Dejar atrás el miedo a los hechos probados. Los grandes pedagogos ya los probaron en sus praxis educativas desde hace años. Ahora, la neurociencia comienza a corroborar muchos de sus postulados. 

Y ante todo esto, la mujer ya estaba presente en la prehistoria, en el arte, en la ciencia, en la curiosidad. La falta de humildad hizo que lo olvidáramos. Picasso nos lo recordó:
«Después de Altamira, todo parece decadente»
En la escuela nos dan las respuestas y las respuestas las debe encontrar cada uno. Las preguntas no deben corresponder al profesor en los exámenes. Deberían ser patrimonio del alumno. El método científico llevado a la docencia. Sautuola.

Marcelino se cuestiona sobre la imperiosa necesidad de conocimeinto. Se atormenta. Pero en el fondo conoce la verdad. No es la vanidad, sino el deseo: 

¿Qué más necesitas saber? 

Todo. Más preguntas. Entender

Y después, el conocimiento deja de pertenecerte. Debes compartirlo. Debe abandonar tu aula y llegar a la de al lado.


No existe el no puedo. Claro que puedes. Eres un burro en evolución, no lo olvides. Pintar es observar.

Dejarlo en paz ¿para qué?¿ Para seguir encerrados en la ignorancia educativa? El conocimiento nos hará libres. Cuestionar hasta lo que parece incuestionable.

Al propio dogma científico. Si no admite pruebas que desafían su conocimiento, no es ciencia

Ya lo sufrió en propias carnes Sautuola. Era un visionario, el tipo de hombre que despierta la envidia del hombre pequeño, mediocre que juega a ser grande llenando su agenda de inmundicias y cuestionando el que es capaz de innovar realmente.

Marcelino Sanz de Sautuola creía en la ciencia con dogmática fe, olvidando que estaba hecha por el hombre y sometida a sus vanidades e intereses (espurios y envidiosos en tantos casos).

Esto es ciencia:
  • Una idea (una curiosidad, imaginación, un experimento, una prueba, una refutación).
Esto es educación, la educación de Marcelino Sanz de Sautuola. La que se procuraba a sí mismo. La que inducía a su propia hija. 

Docente, te recomiendo que te pongas las gafas modelo Sautuolaque adquieras un lote para tus alumnos (no son caras) y no dejes de ver esta buena película, cargada de valores educativos, científicos, históricos, artísticos, críticos y, después de haberla visto por segunda vez, también metodológicos.